La INSPIRADORA Historia de Éxito Del FUNDADOR de Colgate

La crema dental que usas todos los días tiene una maravillosa historia de emprendimiento y trabajo duro, Colgate es hoy un compañía dentro del FORTUNE 500 pero tiene un humilde origen. William Colgate nació en la pequeña parroquia de Hollingbourn, Condado de Kent, Inglaterra, un 25 de enero de 1783. Era hijo de Robert y Mary Bowles Colgate.

Robert Colgate, su padre, era granjero y simpatizante con las colonias americanas en su lucha contra la madre patria antes y durante la guerra de la Independencia. Odiando la tiranía en todas sus formas, saludó el triunfo de los revolucionarios franceses en sus luchas por deshacerse del yugo real. Las inclinaciones políticas de Robert lo obligaron a tener que abandonar Inglaterra en un barco con rumbo a America junto a toda su familia en marzo de 1798. La familia se estableció en una granja en el condado de Hartford (Meryland).

Luego, Robert formó una sociedad con Ralph Maher para fabricar jabón y velas, y William de niño era el ayudante de los dos hombres.

La asociación se disolvió después de dos años: Robert Colgate quería volver a la agricultura. Su hijo William, de 19 años, decidió que él seguiría, que entraría en el negocio así fuese sólo y por su cuenta. Lo hizo. Sin embargo, su negocio fracasó dentro de un año. William decidió volver a intentarlo, esta vez en la ciudad de Nueva York.

Un soñador en busca de una OPORTUNIDAD

William se vio obligado a salir de la casa paterna por ser estos demasiado pobres para sostenerlo. Llegó a la ciudad de Nueva York en 1804 con 21 años buscando probar suerte en La Gran Manzana. Allí la empresa de sebo Slidel and Company le dió su primer empleo como aprendiz de una caldera de jabón y aprendió rápidamente el negocio. Aún siendo tan joven, mostró rapidez de observación, que lo distinguió en la vida. Observó de cerca los métodos practicados por su empleador, notó lo que le parecía ser una mala administración y aprendió lecciones útiles para su propia guía. Al final de su aprendizaje, ya estaba preparado. A los dos años la empresa que lo había empleado fue a la bancarrota, el decidió intentarlo una vez más.

Un genio creativo, un negocio sin igual:

La compañía que le había empleado finalmente se vio obligada a cesar la producción en 1806 dándole la razón a Colgate quien siempre pensó que estaba mal administrada, pero la reputación y la ambición del jóven Colgate le permitieron hacer contactos con proveedores y distribuidores en otras ciudades, intercambiando correspondencia con otros comercializadores en otros estados para establecerse en el negocio con cierta seguridad de éxito aún antes de arrancar. 

William Colgate and Company tuvo éxito desde el principio, estableció su primera fabrica en la Dutch Street de Nueva York en ese mismo año de 1806, en seis años la compañía se había diversificado de solo fabricar velas, agregando la fabricación de almidón a su línea de productos. Pronto, la compañía también estaría produciendo jabón de manos, otros productos de tocador y jabón de afeitar. 

Ya para 1896, Colgate introdujo en el mercado los revolucionarios tubos de pastas de dientes, que hasta la fecha, la crema dental se comercializaba en polvo o en tarros. En 1906, debido a la calidad de sus productos, en pocos años ya estaba expandiéndose a nivel nacional y produciendo una línea de jabones para el lavado de ropa.

Planta de Perfumes y Jabónes Colgate en Jersey City 1955

Riqueza con Propósito, su clave.

En 1834 William sufrió un grave ataque al corazón deteniendo su intensa actividad pero después de un par de años de recuperación decidió continuar con su negocio. La gran sabiduría en buscar asesoramiento y su disposición para ayudar en todas las ideas útiles que se le presentaban, le dio una amplia influencia en la comunidad, y especialmente en la denominación de la que era desde temprana edad un miembro activo y honrado, pues era un activo y reconocido miembro de la Iglesia Bautista, al igual que Rockefeller. 

Había sido bautizado por el reverendo William Parkinson, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Nueva York, en febrero de 1808. Desde ese día Colgate decidió usar su riqueza para expandir el evangelio.

En 1838 se convirtió en miembro de la iglesia del Tabernáculo, a cuya edificación contribuyó en gran medida. Anualmente, suscribió dinero para ayudar a sufragar los gastos de Hamilton Literary and Theological Institution, luego la Universidad de Madison y el Seminario Teológico; Era un colaborador habitual de los fondos de la Unión de Misioneros Bautistas, y asumió todo los gastos de una misión en el extranjero. Sus beneficiarios fueron numerosos. Colgate sirvió como Diácono y como administrador en el Consejo de Administración de la American Bible Society. También financió y participo activamente en la creación de la “Sociedad Bíblica Americana y Extranjera”, para la impresión y circulación de la Biblia en EEUU  y en otros países. El diácono Colgate fue su tesorero además de uno de los trece ministros fundadores.

Desde que comenzó a ganar dinero con sus negocios, el diez por ciento de las ganancias de Colgate fue entregado fielmente a la obra de Dios. Colgate pronto se convirtió en uno de los empresarios más prósperos de EEUU. El creía firmemente que Dios estaba dirigiendo sus caminos. El negocio de Colgate no fue lo único en su vida que estaba creciendo y prosperando. Colgate se casó con Mary Gilbert en 1811, una unión que acabaría teniendo once hijos. Su matrimonio con Mary fue para ella “una feliz unión con un compañero de espíritu agradable”.

A medida que los emprendimientos comerciales de Colgate continuaron prosperando, ordenó a sus contadores aumentar su donación, primero al 20 por ciento y luego al 30. Y mientras seguía dando, su compañía comenzó a prosperar aún más. Hasta que llegó a dar el 50% de las ganancias.

El rey de los jabones se reunió con el Rey de Reyes el 25 de marzo de 1857. Su hijo lo sucedió en el negocio y la compañía continuó su curso exitoso, de ahora en adelante pasaría a ser dirigida por uno de sus hijos Samuel Colgate quien sería también presidente de la Sociedad Bautista de Nueva York.

Hoy Colgate – Palmolive está presente en 222 países, tiene más de 40.000 empleados y está valorada en 16 mil millones de dólares. La testarudez de William Colgate pese a las adversidades y su gran fe han dado fruto.

2 comentarios sobre “La INSPIRADORA Historia de Éxito Del FUNDADOR de Colgate

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: