La FASCINANTE historia del Inventor de tu Ketchup favorita

Abres tu refrigerador, sacas un poco de ketchup, lo agregas a tu comida y ¡listo! no piensas en todo el sacrificio, inventiva y noches sin dormir del hombre que le dió al mundo ese genial sabor. Sin duda el mundo culinario sería diferente hoy sin la Ketchup. Esta es una de esas historias que vale la pena contar.

En la década de 1840 la política migratoria de brazos abiertos de EEUU le regaló una gran ola de gente llegando de Europa, especialmente una inmensa marea de inmigrantes alemanes. Las guerras, las recesiones producto de medidas socialistas en lo económico y las luchas religiosas llevaron a los individuos más pacíficos y pudientes a buscar pastos más verdes al otro lado del Atlántico. Estados Unidos fue promovido como un lugar de mucho trabajo, tierra abundante, tierra fértil, tierra barata y un bajo costo de vida en general ¡Y lo era!. John Henry Heinz, el padre de nuestro protagonista, emigró desde Baviera (Alemania) para finalmente establecerse al sur de Pittsburgh a la edad de veintinueve años en 1840. Su futura esposa, Anna Schmidt, hizo el mismo viaje con su familia tres años después, cuando tenía veintiuno. Ese mismo año, 1843, John Henry y Anna se conocieron y se casaron, fruto de su amor tuvieron ocho hijos, el primero de ellos, Henry John Heinz, nació el 11 de octubre de 1844.

Estos alemanes eran campesinos resistentes y al mismo tiempo civilizados luteranos de trabajo duro que trajeron consigo muchas habilidades y actitudes. Sabían leer y escribir muy bien, conocían la construcción y la fabricación de ladrillos, la carpintería y, sobre todo, la agricultura; eran duros trabajadores y al mismo tiempo fuertes devotos religiosos con altos estándares éticos y morales. Sin embargo, estaban al final de la escala social en Pittsburgh, dominada por los escoceses e irlandeses, que se estaban convirtiendo en emprendedores del transporte y la fabricación, edificaban la ciudad más grande al oeste de Alleghenies. Sus principales industrias incluían el arrabio, fabricación de vidrio, fabricación de ladrillos, fábricas de algodón y cervecerías. Tres grandes ríos unían a Pittsburgh con el interior en expansión, incluidos St. Louis y Nueva Orleans. Para la década de 1850, una telaraña de ferrocarriles se extendería desde la ciudad en las cuatro direcciones cardinales.

“Siempre hay mucho por hacer”

El padre de Henry John, el señor John Henry, trabajó duro por su familia, al principio aceptó toda clase de trabajos para fabricantes de ladrillos por un tiempo antes de ahorrar para comenzar su propia fábrica de ladrillos en 1850. Las riberas de los ríos locales tenían las arcillas ideales para hacer ladrillos para una variedad de usos. John Henry trasladó a la familia cinco millas río arriba de Allegheny al pequeño pueblo de Sharpsburg para estar cerca de estos recursos.

Al igual que la mayoría de las familias migrantes, la familia Heinz era frugal, tenían su propio jardín de varios acres para cultivar sus propios vegetales, así se ahorraban el costo de alimentos como coliflor, zanahorias, papas, repollo y rábano picante (un favorito de los alemánes). Los tomates se agregaron más tarde a medida que crecieron en popularidad. Junto con sus hermanos menores, el joven HJ trabajó largas horas cuidando este jardín. A la edad de nueve años, ya estaba vendiendo la cosecha excedente del jardín a otras familias de Sharpsburg en unos frascos enlatados. La inclinación empresarial y las ganas de servir a su comunidad, fueron tan fervientes a la edad de diez años, que sus orgullosos padres le dieron su primera oportunidad, le regalaron tres cuartos de acre para que el los usara como quisiera.

A los doce años tenía sus propios tres acres y medio, y pronto reemplazó su carretilla con un caballo y un carro para hacer entregas más grandes y vender más productos. También comenzó una vida de autodidacta culinario, probando con experimentación los diferentes cultivos y semillas, descubriendo lo que funcionaba mejor y registrando cada experimento en una libreta. Estudió las recetas que su madre trajo de Alemania. Y estaba obsesionado con marcar una sonrisa de satisfacción en sus clientes, aprender lo que querían y preferían, lo que amaban y lo que no. A lo largo de su vida, mantuvo voluminosos cuadernos sobre sus observaciones de la producción agrícola, los métodos de procesamiento y, sobre todo, muy especialmente, las preferencias de los clientes.

Pero trabajar en la granja y vender productos no fue suficiente para consumir las energías de HJ, ya que a la edad de diez años estaba haciendo otros trabajos extraños para los vecinos, el decidió que el trabajo sería su escuela, inició trabajando en la fábrica de ladrillos de su padre y conduciendo botes por el canal cercano como un “niño de camino de sirga”. Aprendió la importancia de las redes de transporte, un interés que le serviría mucho más tarde en la vida. En la fábrica de ladrillos, aprendió la importancia de la química y el control de la temperatura, cómo manejar materiales a granel y la naturaleza crítica de la calidad y cantidad de ingredientes. En años posteriores, llevaba una cinta métrica donde quiera que fuera, guardando medidas de cualquier cosa interesante que viera.

Cuando tenía quince años, estaba claro que de todos sus trabajos, producir y vender productos de jardinería era su verdadera pasión. Rábano picante fue su primer foco. Las amas de casa en esos días hicieron su propio rábano picante rallando la planta. Esto llevó tiempo, contusiones en los nudillos y ojos llorosos. El rábano picante embotellado de Heinz fue uno de los primeros “alimentos de conveniencia”, ahorrando tiempo y energía. HJ descubrió que al usar botellas de vidrio transparente más caras, sus clientes podían estar seguros de la pureza del producto. El uso de vinagre claro más raro en lugar de vinagre de manzana marrón mostró el rábano picante a su mejor ventaja. Pronto HJ estaba viajando a Pittsburgh para vender personalmente este y otros productos prefabricados a hoteles, restaurantes y tiendas de abarrotes al por mayor y al por menor. En todos los lugares donde viajaba, tomaba notas sobre el mercado, la competencia y lo que los clientes querían.

Estas primeras lecciones llevaron a HJ Heinz a creer en varios principios clave. Primero fue la importancia de la pureza y la calidad del producto, en una época en que otros usaban aserrín y raspados de piso como relleno en sus productos. En segundo lugar, estaba la necesidad de usar solo las mejores verduras crudas para asegurar sus altos estándares de calidad y experimentar continuamente con nuevas semillas y plantas. En tercer lugar, comprendió la importancia del embalaje: que un paquete mejor podría aumentar las ventas y, a menudo, permitir precios más altos. Otras lecciones debían seguir mientras HJ perseguía sus ambiciones.

HJ también asistió a Duff’s Mercantile College en Pittsburgh, donde aprendió la contabilidad de doble entrada, que necesitaba para mantener los libros para el depósito de ladrillos de su padre, y más tarde su propio negocio. Cuando cumplió los veintiún años, HJ no solo era un socio completo en la fábrica de ladrillos de su padre, sino que también desarrollaba un negocio en auge que vendía verduras y rábano picante.

Las innovaciones de Heinz y su enfoque en la perfección no se detuvieron en la granja. Con la ayuda de su hermano John y más tarde Sebastian Mueller, la compañía Heinz abrió el camino en la producción eficiente de alto volumen de productos alimenticios. Una y otra vez, la compañía fue la primera de EEUU: la primera en tener una fábrica totalmente electrificada, la primera en producir sus propias botellas utilizando las últimas tecnologías de fabricación de botellas, aumentando la producción diaria de 350 por trabajador a 3,500 por trabajador. HJ fue uno de los primeros en construir plantas modernas que estaban impecablemente limpias. Tenía un departamento de arte que preparaba cada etiqueta y cada anuncio. Cada paso del proceso de fabricación y empaque estaba bajo su control. Heinz también fue muy reconocido por ser un caso disruptivo dentro de la industria del mercadeo, sus aportes a la publicidad de productos alimenticios aún nos alcanzan el día de hoy.

Las empresas de Henry eran modelos de la lealtad del empleado debido a la manera que la compañía trató a todos sus trabajadores. De hecho, Heinz era tan firme sobre la limpieza de sus instalaciones, y el bienestar de sus empleados que se dice que H. J. Heinz inventó las visitas de recorrido público de las fábricas en EEUU.

“Mi éxito no está en mi compañía, mi éxito es Cristo.”

Anna Schmidt Heinz crió a sus 8 hijos con dichos y refranes provenientes de la sabiduría bíblica como “Siempre recuerda colocarte en el lugar de la otra persona” o “Todo lo que siembras cosechas”. En sus primeros años de vida su madre le inculcó fuertes creencias religiosas: Siempre leyendo, siempre observando diferentes métodos y siempre aprendiendo, tomando notas. Evolucionó de luterano a metodista y luego a presbiteriano, pero siempre se mostró abierto a todas las denominaciones cristianas.

Heinz sirvió directamente a la iglesia durante años como líder en el World Sunday School Movement, resultó ser un maestro de escuela dominical toda su vida. Se convirtió en un importante defensor del movimiento de la Escuela Dominical en todo el mundo, pero sus servicios fuera de la iglesia en su práctica comercial establecieron ejemplos cristianos de cómo se debe administrar un negocio. Seguir a Cristo requiere servicio, y Heinz sirvió a innumerables personas proporcionándoles empleos y alimentos de la mayor calidad posible.

Heinz también trató bien a sus empleados. Tomando principios cristianos e incorporándolos a su negocio, Heinz bendijo a quienes trabajaban para él, dándoles descansos regulares en un jardín en la azotea, un privilegio poco común en su día. Quizás dar una bendición adicional reduce las ganancias inmediatas, pero una verdad bíblicamente repetida es que cosecha lo que siembra. El éxito de H.J. Heinz Company es en sí mismo un ejemplo perfecto. Henry Heinz se esforzó por llevar alimentos puros ante sus consumidores y un yo puro ante su Señor.

Heinz estaba fascinado por la historia del impacto político y social de la Reforma Protestante en inglaterra, crió a toda su familia como presbiterianos, cuando visitó Inglaterra, sus “paradas turísticas” fueron el sitio donde predicaba Charles Spurgeon, y visitó las tumbas de los líderes religiosos el puritano John Bunyan, Isaac Watts y el famoso predicador John Wesley. Visitó una capilla que fundó Wesley, y luego escribió “Sentí que estaba en tierra santa”. Sin embargo pese a sus raíces protestantes, Heinz se llamaba un “ecuménico”, apoyaba grupos católicos, judíos y otros grupos de acción social, lo que fuera necesario para que las personas confiaran en Dios y vivieran la vida de la mejor manera. Fue un gran financista de las YMCA y las YWCA.

Al momento de su muerte en 1919 al hacer su testamento, Heinz escribió: “Deseo establecer, al comienzo de este testamento, como el elemento más importante en él, una confesión de mi fe en Jesucristo como mi Salvador”.

Referencias:

http://www.johnheinzlegacy.org/heinz/heinzfamily.html

http://www.pres-outlook.com/reports-a-resources/presbyterian-heritage-articles/963.html

http://money.cnn.com/magazines/fsb/fsb_archive/2003/04/01/341007/index.htm

https://www.archbridgeinstitute.org/2018/07/05/brand-man-the-hj-heinz-story/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: