Todos los hombres temen ese día en que deban hacerse un chequeo por que al parecer su próstata viene alargándose. El Cancer de Prostata puede ser evitado en la mayoría de los casos, sin embargo es el tipo de cáncer más común en los hombres.

Solamente en los EEUU la data muestra 11.500 muertes al año para el cáncer de próstata, lo cuál le convierte en una de las principales causas de muerte por cáncer en los hombres.

Al igual que con los demás tipos de cáncer, no hay forma total de prevenir el cáncer de próstata. Hay muchos «factores de riesgo» cómo la edad, el peso, la raza y la genética que no pueden ser controlados.

Sin embargo, existen varias cosas que podemos hacer, cambios de vida que pueden jugar un rol primario en la prevención de esta enfermedad.

  1. Cambios de Estilo de Vida

Los efectos del peso corporal, la actividad física y la dieta sobre el riesgo de cáncer de próstata no están completamente claros, pero hay cosas que podemos hacer para reducir su riesgo.

Algunos estudios han demostrado que los hombres que tienen sobrepeso u obesidad tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata avanzado o cáncer de próstata que tiene más probabilidades de ser fatal.

Aunque no todos los estudios están de acuerdo, varios han encontrado un mayor riesgo de cáncer de próstata en hombres cuyas dietas son altas en productos lácteos y calcio.

Por ahora, el mejor consejo sobre la dieta y la actividad para posiblemente reducir el riesgo de cáncer de próstata es:

  • Alcance un pesos saludable y manténgase allí.
  • Tome mucha agua pura. El agua es el mayor enemigo de las toxinas.
  • Manténgase físicamente activo.
  • Prevenga los lácteos.
  • Siga un patrón de alimentación saludable, que incluya una variedad de frutas y verduras coloridas y granos integrales.
  • Evite o limite las carnes rojas y procesadas, las bebidas azucaradas y los alimentos altamente procesados.

Algunos doctores sugieren que los ejercicios Kegel para el piso pélvico son eficaces para mantener una próstata saludable y que pueden ser una buena vía de prevención para prevenir el cáncer de próstata.

También puede ser sensato limitar los suplementos de calcio y no consumir demasiado calcio en la dieta. (Esto no significa que los hombres que reciben tratamiento para el cáncer de próstata no deban tomar suplementos de calcio si su médico se los recomienda).

Para obtener más información, active el traductor de Google y consulte la Guía sobre alimentación y actividad física para la prevención del cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer.

2. Suplementación

Vitamina E y selenio: Algunos estudios iniciales sugirieron que tomar suplementos de vitamina E o selenio podría reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Pero más adelante, en un gran estudio conocido como Selenium and Vitamin E Cancer Prevention Trial (SELECT), no se encontró que los suplementos de vitamina E ni de selenio reduzcan el riesgo de cáncer de próstata.

De hecho, más tarde se descubrió que los hombres del estudio que tomaban suplementos de vitamina E tenían un riesgo ligeramente mayor de cáncer de próstata.

Factores de Transferencia: Un estudio realizado en 1996 comprobó que los pacientes con cáncer de próstata terminal que consumían factores de transferencia tuvieron, sorprendentemente, una mejor tasa de sobrevivencia que aquellos que no. Los Factores de Transferencia son utilizados en todo el mundo como un activador natural del sistema inmune.

Soja e isoflavonas: Algunas investigaciones iniciales han sugerido posibles beneficios de las proteínas de soja (llamadas isoflavonas) para reducir el riesgo de cáncer de próstata. Varios estudios ahora están analizando más de cerca los posibles efectos secundarios de estas proteínas.

Sin embargo, recuerde que tomar cualquier suplemento puede tener tanto riesgos como beneficios. Antes de comenzar con vitaminas u otros suplementos, hable con su médico.

3. Aspirinas

Algunas investigaciones publicadas por la BBC sugieren que los hombres que toman una aspirina diaria podrían tener un menor riesgo de contraer y morir de cáncer de próstata.

Pero se necesita más investigación para mostrar si los posibles beneficios superan los riesgos. El tomar prolongadamente aspirina puede tener efectos secundarios, incluido un mayor riesgo de sangrado en el tracto digestivo.

Si bien la aspirina también puede tener otros beneficios para la salud, en este momento la mayoría de los profesionales de la salud no recomiendan tomarla solo para tratar de reducir el riesgo de cáncer de próstata.

4. El Sexo

Hay un dicho que dice: «Si no lo usas lo pierdes»; la principal función de la próstata es producir el liquido seminal que al unirse con los espermatozoides de los testículos forman el semen, una de las cosas que afecta el cáncer de próstata es la eyaculación, la cuál se torna seca cuándo se padece la enfermedad

Hay algunos estudios de la Universidad de Harvard que han demostrado una relación directa entre la frecuencia de la eyaculación y el cáncer de próstata. Los hombres que eyaculan más tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de próstata: se ha demostrado que 21 eyaculaciones por mes reducen el riesgo de cáncer de próstata en hombres de 20 a 25 años.

Según estos estudios la acumulación de semen pasados los 40 años puede afectar la función de la próstata y aumentar el riesgo de cáncer de próstata. En este momento, no hay evidencia concluyente de varios laboratorios de que la eyaculación frecuente reduzca el riesgo de cáncer de próstata. Lo que los estudios si parecen indicar es que los hombres con mayor frecuencia de eyaculaciones pueden tener un riesgo menor de cáncer de próstata, sin embargo igual pueden sufrirla.

5. Medicinas

Medicamentos Inhibidores de la 5-alfa reductasa
La 5-alfa reductasa es una enzima en el cuerpo que convierte la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la principal hormona que hace que la próstata crezca.

Los medicamentos llamados inhibidores de la 5-alfa reductasa, como la finasterida (Proscar) y la dutasterida (Avodart), impiden que esta enzima produzca DHT. Estos medicamentos se usan para tratar la hiperplasia prostática benigna (HPB), un crecimiento no canceroso de la próstata.

Se han realizado grandes estudios de estos dos medicamentos para ver si también podrían ser útiles para reducir el riesgo de cáncer de próstata. En estos estudios, los hombres que tomaban cualquiera de los medicamentos tenían menos probabilidades de desarrollar cáncer de próstata después de varios años que los hombres que tomaban un placebo inactivo.

Cuando se observaron los resultados más de cerca, los hombres que tomaron estos medicamentos tenían menos cánceres de próstata de grado bajo, pero tenían aproximadamente el mismo (o un poco más alto) riesgo de cánceres de próstata de grado más alto, que tienen más probabilidades de crecer y untado.

A largo plazo, no está claro todavía si estos medicamentos afectan las tasas de mortalidad, ya que los hombres en estos estudios tenían una supervivencia similar, ya sea que tomaran o no uno de estos medicamentos.

Estos medicamentos pueden causar efectos secundarios sexuales, como disminución del deseo sexual y disfunción eréctil (impotencia), así como el crecimiento del tejido mamario en algunos hombres. Pero pueden ayudar con los problemas urinarios de la BPH, como dificultad para orinar y pérdida de orina (incontinencia).

Estos medicamentos no están aprobados por la FDA específicamente para ayudar a prevenir el cáncer de próstata, aunque los médicos pueden recetarlos «fuera de ordem» para este uso. En este momento, no está claro si tomar uno de estos medicamentos solo para reducir el riesgo de cáncer de próstata es muy útil. Aun así, los hombres que deseen saber más acerca de estos medicamentos deben consultarlos con sus médicos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s