Las 8 Lecciones de Liderazgo de Harvard

La prestigiosa universidad de Harvard fundada en 1636 por el ministro puritano John Harvard le dió al mundo varios de sus premios nóbeles, inventores y grandes líderes empresariales.

Su escuela de negocios (HBS) es el modelo de la mayoría de las escuelas de negocios importantes del mundo. Aquí las lecciones de liderazgo que enseñan en su facultad.

De acuerdo con un informe de la Harvard Business Publishing: “Liderando Ahora: capacidades críticas para un mundo complejo”, hay ocho capacidades que los líderes deben poseer para ser eficaces en la actualidad.

Ray Carvey, vicepresidente ejecutivo de aprendizaje corporativo en Harvard Business Publishing, filial de la Escuela de Negocios de Harvard, dice que las estructuras de gestión de hoy en día son muy diferentes que hace 20 años.

El mundo de los negocios no deja de cambiar, de renovarse y por lo tanto es cada vez más demandante para los empresarios, gerentes, directivos en diversas áreas y empleados que ocupan cargos de liderazgo.

Carvey describe el mundo empresarial de hoy en día como “volátil, incierto, complejo y ambiguo”, y dice que es crucial mantener la productividad a través de este tiempo de cambio.

Así que si aspiras ser un gran líder o quieres saber si trabajas para uno, te invitamos a conocer estas ocho cualidades de liderazgo que se deben tener según la Harvard Business School.

Estos 8 tips son perfectamente aplicables a los modelos de gestión de los líderes que trabajan en industrias pequeñas o grandes, en pymes o multinacionales. En organizaciones sin fines de lucro, partidos políticos y ONGs. En negocios tradicionales o en negocios de la nueva economía global. 

Aquí les dejo las 8 habilidades, será enriquecedor, el verdadero reto será aplicarlas a diario en nuestras posiciones de liderazgo.

1. Manejan la complejidad

«Los líderes que saben cómo aprovechar y manejar la complejidad tienen la habilidad de resolver problemas y tomar decisiones sobre los sistemas que cambian tan rápidamente«, afirma el reporte.

Piensan con calma y mente fría en medio de la complejidad. Se enfocan en un asunto a la vez. Aún antes de contar con la suficiente información, ellos saben evaluar la complejidad de la situación y elegir las acciones apropiadas.

Entienden que hay múltiples causas para un mismo fenómeno, entienden que el mercado es complejo como lo son los seres humanos, por lo que la complejidad se les da bien, la aceptan, la enfrentan y no buscan la vía fácil.

2. Tienen una Mentalidad Global 

Internet ha borrado las fronteras nacionales para nuestros productos y servicios. El informe resalta: «la sangre que mantiene al comercio con vida son las redes de comunicación«; Vívimos en la época de la globalización (no confundir con la ideología del globalismo).

Esta es una de las cosas que mas promovemos en La Sociedad Bastiat. Recordé una conversación con el Dr Pedro Carmona, (quien despierta odios y pasiones en mi país, ex-presidente de Fedecamaras) una vez que me encontraba en Bogotá por negocios, me recibió en su oficina con una sonrisa cálida mientras tomábamos un «tintico».

En dicha conversación le pregunte al Dr Carmona que consideraba el que era lo mas importante para los nuevos emprendedores y el me dijo: «Te puedo decir que estamos ante un mundo abierto, sin fronteras, lo mas importante es que se preparen ellos y a sus negocios para un mundo cada vez mas global y rápido, con mercados cada vez mas dinámicos y abiertos.» 

Mientras me invitaba a seguir emprendiendo y luchando por Venezuela, sus palabras ese día sobre el rol fundamental que tiene el mundo globalizado en los negocios actuales nunca las borre de mi mente: «la clave del éxito empresarial en el siglo XXI es pensar global.» 

El rol de la globalización en el mundo de los negocios ha intensificado el nivel de complejidad y de dinamismo, por lo que es necesario que actualmente un líder tenga la capacidad de reconocer el panorama global e identificar las oportunidades que pueden ofrecer otros mercados.

Se requiere que el líder se rodee de un equipo de personas capaces que entiendan la importancia de pensar con un enfoque global en la toma de decisiones, en el que se tenga conocimiento sobre lo que ocurre con los contextos, los consumidores, los competidores, los indicadores, la economía (macro, micro y meso), las tecnologías, los mercados financieros y finalmente las políticas publicas y los gobiernos en donde operan sus negocios.

3. Actúan estratégicamente 

Del mismo modo en que pensar globalmente es una necesidad, un enfoque con visión de futuro también es necesario. “Mientras que las antiguas prácticas se centraban en el desarrollo de estrategias a largo plazo, el mundo de hoy requiere de un proceso más continuo: los líderes siempre deben estar preparados para ajustar sus estrategias para aprovechar las oportunidades emergentes o hacer frente a los desafíos inesperados“.

Me ha tocado la bendición de participar en la Junta Directiva de varias organizaciones (Idea Verde, CONARE, Partido Gente, Rotary, la Sociedad Bastiat etc) y conozco de cerca algunas otras. Puedo decir que es prácticamente imposible sacar adelante un proyecto sin definir primero la estrategia organizacional y que toda la directiva la conozca. 

Un ejercicio tradicional de planificación estratégica no es algo de otro mundo pero deben existir grupos de enfoque constantemente para realizarlos, consiste en elaborar entre toda la directiva un DOFA, un Canvas y luego según los resultados establecer metas a largo plazo que se irán desglosando en metas de mediano y corto plazo con fechas y actividades puntuales a realizar todo esto en base a la mision-vision y principios clave de la organización

Decía el famoso filosofo de negocios Jim Rohn que el éxito es 80% estrategia y 20% trabajo. Las habilidades estratégicas siempre han sido necesarias para un buen liderazgo en cualquier campo. Sin embargo, las prácticas tradicionales con visión a largo plazo ya no son tan efectivas como antes.

Después del COVID nos dimos cuenta de que el mundo de los negocios requiere un proceso más continuo y flexible. Los líderes siempre deben estar preparados para ajustar sus estrategias para aprovechar las oportunidades emergentes o hacer frente a los desafíos imprevistos.

«Deben estar preparados siempre para ajustar sus estrategias y aprovechar las oportunidades emergentes o enfrentar retos inesperados«, indica el reporte de Harvard.

4. Promueven la renovación y la innovación: 

Ninguna estrategia, por más brillante que sea, puede sostener la competitividad de una empresa indefinidamente. 

Aun cuando muchas empresas se mueven dentro de la tendencia correcta y resultan bastante rentables en cualquier industria es necesario aires frescos, vientos nuevos, ideas originales, productos novedosos que den un nuevo aire o respiro y la revitalicen. 

Si un líder en el siglo 21 decide no abrir campo, no aceptar ideas nuevas y quedarse cerrado será destruido por la competencia. En la actualidad las empresas no dinámicas, no abiertas a los accionistas, a nuevos canales de comercialización, a los brainstorming, a los coachings, mentoring y consultorias, a los modelos diferentes, a nuevas ideas que vengan de otros cerebros: Están absolutamente condenadas al FRACASO ROTUNDO.

El modelo de la «empresita familiar» ya no tiene cabida en el mundo que vivimos, a menos que quiera vivir de migajas.

El mercado exige cada vez una combinación de novedad, mejor calidad, mayor funcionalidad y menor precio, es necesario estar en constante renovación, incluso dentro de la misma cultura de la empresa, generar nuevas experiencias, productos, servicios o procesos de negocio, no solo para seguir creciendo y facturar más sino para sencillamente sobrevivir.

5. Dedican tiempo al Networking:

El famoso economista Paul Zane Pilzer sostiene que la economía moderna hará que las personas puedan obtener el doble de valor por la mitad del costo debido al networking, la creación de redes de valor es de capital importancia dentro de la Revolución Industrial en la que vivimos es la economía colaborativa cuya plataforma son precisamente las «redes».

Redes de ventas, redes de distribución, redes de comunicación, redes de información, etc. «Los líderes exitosos tienen redes sociales más allá de la promoción de sus propias carreras«, dice el informe.

Ven a las relaciones públicas como una manera de beneficiar a la organización y crear redes con los “clientes, proveedores, socios estratégicos, e incluso competidores”. 

No importa cómo se utilice, sin embargo, los líderes efectivos en esta categoría deben tener mente abierta y “demostrar un talento para la colaboración”. Algunos de los mejores negocios se cierran en un almuerzo, en un amistoso partido de golf o en un evento de promoción.

El trabajo se ejecuta cada vez más a través de redes de relaciones fuera de los límites de las empresas. Los líderes que dominan el leverage (apalancamiento) y el networking (creación de redes), saben que se trata de algo más que una herramienta, sino la oportunidad para promover la colaboración y así lograr las metas de la organización. Ellos cultivan las relaciones no sólo dentro de la organización, sino fuera de ella.

6. Saben Inspirar Compromiso


Es crucial que los empleados de la organización, en todos los niveles, se mantengan interesados y comprometidos con el trabajo que realizan pero ello no se dará si el líder no se encuentra totalmente comprometido e involucrado, es decir el momentum empieza por la cabeza.

«Los empleados pueden ocupar un puesto por años, pero no generarán valor a la organización si no están interesados en su trabajo«, explica el reporte. 

Es responsabilidad del líder asegurarse que los empleados realmente sientan que están haciendo la diferencia y que su trabajo tiene un valor. Un líder comprometido puede ser medible en números: ¿Cuántas horas esta aportando?, ¿Cuántas ideas propone?, ¿Del 1 al 10 cuál es su actitud en el trabajo?, ¿Cuánto dinero ha invertido en la organización?

7. Son Flexibles

Según Harvard el antiguo paradigma de la rigidez empresarial debe ser sustituido por la flexibilidad de un mundo que cambia.

Hace poco leí que ahora todos los negocios «exitosos» iban a ser los «Negocios Invisibles« con una estructura poco menos que en la nube, donde el consumidor no necesita tantos intermediarios para conseguir lo que desea sin necesidad de ver algo «físico ni tangible». Estos negocios tienen toda su estructura en la nube (flujo de caja, marketing, bases de datos, listas de seguimiento, contable y legal, empleados remotos etc).

No es fácil adaptarse a los nuevos paradigmas y mega tendencias pero es necesario si queremos permanecer en la cresta de los negocios.

Ante los constantes cambios, los líderes saben que algo que funcionó extraordinariamente bien en el pasado, no necesariamente tendrá los mismos resultados ahora. Los extremos son terribles para las organizaciones, ni la improvisacion ni el pragmatismo absoluto, moverse en un punto medio. 

Los líderes flexibles y adaptables dejan a un lado la mentalidad de «siempre hemos trabajado así«. En cambio siempre buscan ver las nuevas circunstancias con una mirada fresca para reducir costos, maximizar utilidades y encontrar valiosas oportunidades.

8. Son enfocados y disciplinados

Este principio de liderazgo no es nuevo, pero definitivamente la disciplina es un rasgo que se hace cada vez más difícil de encontrar.

Recientemente leí que varios de los mas grandes lideres de negocios se habían sumado a la regla de las 5 horas, esto consiste en leer 1 hora diaria durante 5 días de la semana.

Los lideres del siglo 21 son disciplinados en mantener sus estrategias, en levantarse temprano, en cumplir sus compromisos. Buscan oportunidades para aprender de nuevas experiencias.

Logran con disciplina mantener un estado mental de aprendizaje constante, en el que experimentan y luego evalúan en reporte sobre sus éxitos y sus fracasos.

Ellos experimentan continuamente con nuevos enfoques, utilizando técnicas como la creación rápida de prototipos“ – dice el informe – “ se toman un tiempo para reflexionar sobre sus experiencias para que puedan aprender de los éxitos y fracasos.

En este mundo tan cambiante debes saber adaptarte, tus conocimientos se vuelven obsoletos rápidamente, es importante aprender, desaprender y reaprender con facilidad.

Los indisciplinados y los que creen que lo saben todo son los que se quedan atrás. Permanece en constante estudio y búsqueda de conocimientos. Tendrás ventaja sobre la competencia.

Por último, si sabes inglés, la Universidad de Harvard ha desarrollado un programa de liderazgo en línea muy completo. Clic aquí para saber más.

Lo que mejor resume estas 8 habilidades para lideres y emprendedores es internalizar aquella carta dirigida a los habitantes de Filipos donde el escritor desde prisión medita sobre su liderazgo y su proyecto de vida diciendo:» Una cosa hago: olvidando lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo hacia la meta.» – Filipenses 3:13


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: