Antes de la Dama de Hierro el Reino Unido se encontraba en un total desastre. Colas por pan, desempleo creciente, inflación y protestas por doquier fueron el resultado de las políticas socialistas que había impulsado el Partido Laborista en la isla de Wellington.

¿Por qué esta mujer es tan admirada por los ingleses?, sacó al país del foso y del hambre. Como líder conservadora, apeló a la defensa y conservación de los valores ingleses de libertad, justicia, tradición consuetudinaria y comercio.

Si bien varios de los gobiernos que le sucedieron se encargaron de volver a regular la economía o subir impuestos nuevamente, su legado y la prosperidad que trajo a su nación todavía está dando frutos hasta el día de hoy.

Su gobierno estuvo marcado por una notable re institucionalización ejecutada por los Tories en contra de los progresistas de la izquierda y sus ideas nefastas financiadas por la URSS.

En Venezuela hay varias organizaciones como el Acton Venezuela, Econintech o La Sociedad Bastiat en donde se habla mucho de las lecciones económicas de Thatcher a la posteridad y que deberiamos emular en nuestro país. Aquí hablaremos de esas medidas con detalle de las causas de que la pequeña Inglaterra sea hoy la cuarta potencia a nivel mundial.

Lamentablemente, se sabe poco de estas recetas económicas en América Latina, esta información hasta hoy fue reservada para el angloparlante. Primera vez que puedes encontrar tal cosa en español. Por ello te invito a compartirlo despues de leerlo.

Anteriormente, hablamos de las medidas económicas tomadas por Trump y de las que quería imponer Bolívar en Suramérica, hoy toca el turno a una dama, mejor conocida como la dama de hierro.

  1. Ola de Privatizaciones

Thatcher creía que la respuesta inmediata y efectiva para salir de la crisis económica era sacar al gobierno de los negocios privados. Disolvió en varias empresas a los monopolios del Estado.

Privatizó todas las compañías que habían sido nacionalizadas entre 1945 y 1951, todas sin excepción. Pese a la oposición, el descenso de su popularidad y las protestas en su contra, se mantuvo firme y las privatizaciones se llevaron a cabo.

En la mayoría de estas privatizaciones el 90% de los accionistas resultaron siendo los mismos empleados de dichas empresas. No fue una privatización entre «amigotes» sino una meritocracia.

Privatizó grandes industrias estatales que estaban perdiendo dinero, incluidas las empresas de servicios públicos del país y su aerolínea nacional, British Airways. La principal compañía de teléfonos fue privatizada British Telecom, la petrolera British Petroleum (BP).

También se abrieron al libre mercado el transporte marítimo, los ferrocarriles, el acero y la fabricación de automóviles como la empresa Rolls Royce.

El único sector que Thatcher no tocó fue la salud. Ella entendía que aún dentro de su propio partido esta medida era en extremo impopular. Sin embargo, pese a la gratuidad del sistema de salud de la NHS en Inglaterra, el Estado no controla la salud de forma monopólica y permite competencia privada de proveedores, clínicas y consultorios en torno a ella.

2. Estableció la Política del Big Bang

Esta política de choque conocida como el Big Bang (Gran Explosión) trajo grandes beneficios, especialmente a la Ciudad de Londres. Margaret Thatcher fue la principal propulsora del Big Bang, el cuál le dió un gran impulso a la City of London.

Antes del Big Bang, Londres era el principal centro financiero de Europa y era mucho más importante que Frankfurt o Paris, pero tenían un muy bajo volumen de valores tranzables (securities). Gracias al Big Bang Londres se convirtió en el permanente centro de los servicios financieros del mundo. Incluso más que Wall Street.

En Octubre de 1986 el gobierno de Thatcher logró aprobar el paquete de medidas desregulatorias, Big Bang que permitió que la banca de inversión estadounidense tuviese una expansión rampante y sin precedentes en la Ciudad de Londres.

Únicamente para dar un ejemplo, en 1984, Goldman Sachs tenía solamente 140 empleados en Londres. En tan solo 4 años, es decir para 1988, tenía 800. Hoy tiene más de 6,000 empleados en el Reino Unido.

«Margaret Thatcher hizo que un lugar tan elitista, lento y clasista se abriese para todo el mundo.» confiesa Louise Cooper, analista financiero de Cooper City y ex-empleada de Goldman Sachs en Londres. «Yo venía de una escuela pública y pese a que tenía solamente buenas calificaciones los bancos británicos no me querían, simplemente por que era una mujer muy educada.»

Margaret Thatcher logró que la competencia de bancos americanos llegase a Londres y de esta manera que la meritocracia reinase. «Sin los bancos estadounidenses, una mujer bien educada como yo jamás hubiese sido empleada por los antiguos bancos británicos. Ella abrió carreras que nunca hubiesen sido posibles» dijo Cooper.

A medida que la industria de servicios financieros del Reino Unido se expandió, también lo hizo el empleo en servicios financieros.

El Centro de Investigación Económica y Empresarial cita estadísticas de la Oficina de Estadísticas Nacionales que muestran que el empleo en servicios financieros en el Reino Unido aumentó de 818.000 en 1979 a 1,2 millones en 1990.

3. Eliminó los Controles de Cambio

Cuando Thatcher llegó al poder en 1979, Gran Bretaña estaba bajo la influencia de controles de cambio que restringían la inversión en libras esterlinas en el extranjero, excepto cuando tenían un efecto favorable en la balanza de pagos. Es decir, mercantilismo puro. Thatcher pensaba que el libre mercado era la mejor opción.

Entre otras cosas, los controles establecían que los residentes del Reino Unido solo podían tener cantidades restringidas de moneda extranjera y solamente podían cambiarlo a la tasa oficial que el gobierno dictaminase.

La medida fue controversial, una medida que fue largamente aplaudida por los empresarios ingleses pero criticada por Europa y el Partido Laborista. Sus detractores decían «Maggie odia la libra»

Al abolir los controles cambiarios en 1981, Margaret Thatcher apretó el gatillo que convirtió a Londres en el centro financiero internacional del mundo.

4. Recortó notablemente los IMPUESTOS al ciudadano común y a las empresas

En 1979, la tasa máxima del impuesto sobre la renta en el Reino Unido era del 83%. Margaret Thatcher hizo que esto se redujera rápidamente al 60% en el presupuesto de 1979. En 1988, la tasa máxima del impuesto sobre la renta se redujo nuevamente al 40%.

Los recortes de impuestos marcaron una gran diferencia. Cambiaron toda la cultura de la vida en el Reino Unido y le dieron a la gente común y corriente de clase media la oportunidad de ganar más dinero y de ahorrar. También esto significó que las empresas tenían más dinero, el cual utilizaban en reinvertir o crear más puestos de trabajo.

Al recortar los impuestos, Thatcher también hizo que valiera la pena que los bancos pagaran más a las personas. Sin embargo, la paga subió lentamente al principio, y aumentó de manera más dramática durante los años en que Tony Blair fue primer ministro.

A mediados de la década de 1990, solo había un puñado de personas a las que se les pagaba £ 1 millón en Barclays, dijo Martin Taylor, ex director ejecutivo de Barclays: los aumentos realmente dramáticos en los salarios de la ciudad se produjeron alrededor del cambio de milenio.

5. Bajó las tasas de interés

En teoría, la reducción de la tasa que cobra la Banca Central a las entidades financieras hace que estas reduzcan el interés que cobran a sus usuarios. Con esto se estimula a las empresas y personas para que adquieran créditos y aumenten su nivel de gasto, lo cual a su vez impulsa la producción y el empleo a mediano-largo plazo.

Thatcher decía que «La libra no debe ser restringida»; A fines de la década de 1980, el canciller Nigel Lawson recortó las tasas de interés y los impuestos y permitió un auge económico.

Pese a que se había mantenido una elevada tasa de interés, una vez que la libra recobró su valor y el país comenzó a crecer su administración decidió que lo mejor sería bajar la tasa de interés, la inflación se moderó al 11,9%. La tasa volvió a bajar, al 8,6%, en 1982, cuando el PIB por fin recobró la senda del crecimiento (el +2,2%).

A fines de la década de 1980, hubo un incremento en la demanda de vivienda por lo cual los precios de la vivienda aumentaron creando un efecto riqueza positivo. También hubo un aumento en el gasto de los consumidores. Esto condujo a un crecimiento económico de más del 5% anual.

6. Quitó poder a los Sindicatos

Los sindicatos británicos solamente estaban enfocados en una cosa: trabajar menos y ganar más. Además de esto, la afiliación sindical era obligatoria en la mayoría de las grandes industrias del país. Creando una onerosa carga en el sector empresarial que detenía el crecimiento, la reinversión y la creación de empleo.

Una de las primeras misiones a las que se lanzó la líder conservadora tras su victoria fue reducir el poder de los sindicatos. El gran conflicto que dirimió este pulso no se produjo hasta después de la segunda victoria de Thatcher en 1983. El Gobierno anunció su decisión de cerrar 20 minas de carbón, lo que provocaría el despido de 20.000 empleados. Los sindicatos del sector convocaron en 1984 una huelga que duró casi un año y acabó con la victoria del Gobierno.

Los mineros volvieron a trabajar sin conseguir frenar la reconversión, y Thatcher se vio con fuerza para cambiar la legislación laboral y convertir Reino Unido en uno de los países con un mercado de trabajo más abierto. Aquella batalla, cuyas heridas todavía están abiertas en muchas zonas de Reino Unido, generó el apodo de la Dama de Hierro para la primera ministra. Fue creado por sus enemigos, pero la propia Thatcher y sus seguidores lo asumieron con gusto.

Finalmente los sindicatos mineros fueron «exterminados» y la doctrina de thatcherismo se fortaleció. La huelga terminó el cierre de 25 pozos en 1985; en 1992, ya eran un total de 97 las explotaciones cerradas. Y El resto fueron privatizadas y vendidas en 1994.

En las siguientes palabras Thatcher resume el problema sindical de la epoca: «Fue una huelga política, y por ello su resultado tuvo un alcance que trascendía con mucho la esfera económica. Desde 1972 a 1985, la opinión al uso mantenía que Gran Bretaña solamente era gobernable con el consentimiento de los sindicatos. Ningún Gobierno podía realmente sobrevivir a una huelga importante, especialmente a una huelga del sindicato minero y menos aún salir victorioso–. Incluso cuando estábamos introduciendo reformas en las leyes sindicales, superando conflictos menores como la huelga de las acerías, mucha gente, y no solo de izquierdas, seguía pensando que los mineros tenían en su mano el veto definitivo, y que algún día lo utilizarían. El día de la confrontación había llegado y había tocado a su fin. Nuestra determinación de hacer frente a la huelga animó a los sindicalistas de a pie a hacer frente a los activistas de la organización. Lo que el resultado de la huelga dejó perfectamente claro fue que la izquierda fascista no conseguiría hacer ingobernable Gran Bretaña.»

Inflación en Gran Bretaña

Conclusión

La creación de riqueza es clave para que un país pueda salir del subdesarrollo. No puede haber creación de riqueza con trabas que hacen que la riqueza nacional se corra y que la foránea no quiera nunca venir.

Thatcher nos demuestra que no siempre el político más sonriente y con discursos más inspiradores sea el más efectivo en la práctica, podremos criticarla por su rudeza y poca simpatía, pero en la práctica sus frutos demuestran que fue una de las políticas más brillantes del Reino Unido.

La pobreza puede ser detenida con sencillas, pero buenas políticas monetarias y fiscales que logren sacar al ciudadano común de su estancamiento.

Es preciso que hoy en día reconozcamos que la inflación, el gasto público exacerbado y la nacionalización de empresas privadas únicamente hunde a nuestros países en el sub-desarrollo, dejemos todas esas cosas que caracterizan a nuestras repúblicas bananeras, desechemos todas esas envidias, rencores y miedos a lo extranjero y desconocido, démosle una oportunidad a la libertad, porque ese es el destino inexorable del hombre pensante.

Un comentario sobre “Las 6 recetas económicas de Margaret Thatcher que impulsaron a Inglaterra

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s